Evaluar competencias

en

Mucho se habla desde hace tiempo sobre el desarrollo de competencias, de hacer posible que el aprendizaje de los estudiantes esté centrado en que conviertan lo que aprenden en habilidades para resolver su vida y beneficiarse de sus conocimientos más allá del resultado de un examen.

Pero, ¿por qué no se logra que esto sea una realidad y no solamente un discurso?, tal vez porque la enseñanza por competencias implica cambiar la mentalidad de los docentes, la estructura de las secuencias de aprendizaje, y lo más complicado, la manera en que se evalúa lo que los estudiantes saben.

Evaluar por competencias implica establecer el alcance de los aprendizajes de una manera distinta a al escuela tradicional. Una competencia se establece con tres aspectos:

  1. La competencia a desarrollar
  2. El nivel de habilidad que se quiere alcanzar
  3. El contexto en que se logrará

Al construir una competencia resulta fácil determinar qué se quiere lograr, y por lo tanto, que se debe evaluar. Las habilidades se deben comprobar en tres dimensiones:

  1. Conocimientos
  2. Habilidad para hacer algo en específico
  3. Actitudes

Si hemos de emprender, verdaderamente, una enseñanza por competencias, resulta necesario establecer con puntualidad las habilidades a trabajar y un esquema de evaluación que considere los tres aspectos que verificarán el logro educativo.

Quizá sea más trabajo de planeación en sí, sin embargo, el resultado será, sin duda, un beneficio para los alumnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *