La tecnología en la escuela

Necesitamos la tecnología en cada aula

y en las manos de cada estudiante y de cada profesor,

porque es el bolígrafo y el papel de nuestro tiempo

y es la lente a través de la cual experimentamos

gran parte de nuestro mundo

David Warlick


Hace ya muchos años que la escuela se vió sacudida por la llegada de la tecnología en nuestro país, en 1996[1] la Secretaria de Educación Pública (SEP) creaba el Programa de Educación a Distancia (en colaboración con el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa, ILCE), y para 1997 se comenzó a aprovechar el internet y el correo electrónico en escuelas públicas por todo el país, capitalizando con ello, sus beneficios tanto en el proceso de aprendizaje de los estudiantes, como en la capacitación de docentes.

A partir de entonces, al menos en las instituciones públicas, la incorporación ha sido paulatina, y aunque se han tenido que sortear distintas dificultades que van desde el equipamiento, la conectividad, hasta la resistencia de docentes que se enfrentan a modificar su manera de enseñar, el proceso de insertar la tecnología en la escuela ha sido constante.

Pero no sólo se trata de la escuela, la tecnología ha permeado en la sociedad de manera contundente. De acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares de 2015[2] (ENDUTIH), realizada por el INEGI, de los 121 006 307 habitantes encuestados en 32 698 383 hogares, el 74% utiliza un teléfono móvil o Smartphone conectado a internet.

De igual manera, el 13° estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet en México del 2017, realizado por la Asociación de internet.mx e Infotec, indica que para 2016 existen 70 millones de internautas en México, esto significa el 63% de penetración entre la población mexicana de más de 6 años.

Dicho estudio también señala que las personas pasan alrededor de 8 horas conectados a internet, mayormente durante la hora de la comida (14 a 16 hrs.) y en el final del día (21 a 24 hrs.) y que el 61% de internautas se conecta mediante un plan de datos contratados.

Los datos son contundentes, la tecnología va cada día implantándose en el cotidiano de los mexicanos, y aunque no se minimiza el hecho de que en un país tan diverso como el nuestro, con tantas realidades distintas, no puede generalizarse el avance tecnológico en todos los rincones del país, es un hecho que su uso es cada día mayor.

En el ámbito meramente educativo, en lo que ocurre dentro del aula, la tecnología ha supuesto un reto, nos guste o no, el mundo está permeado por lo digital, los dispositivos móviles, el internet y sus múltiples herramientas, y los estudiantes, en tanto nativos digitales[3], están inmersos en una cotidianeidad tecnológica. Los niños y jóvenes hoy buscan y procesan información de una manera distinta a las generaciones que los precedieron, y cuentan con un pensamiento multimedia y diversificado, y por tanto, aprenden de manera digital.

En cuanto a lo que ocurre en la institución educativa, los directivos no escapan de tener que incluir la tecnología en sus decisiones, incluso el ISTE (International Society for Technology in Education), organismo internacional que se ha destacado por marcar, a nivel mundial, los estándares que deben alcanzar estudiantes, docentes, administrativos y otros actores relacionados con las instituciones educativas, estableció en el 2011 un estándar para directivos de escuelas que incorporan tecnología en sus instituciones.

Así, el ISTE indica que los directivos deben tener:

Liderazgo visionario porque…

“a. inspiran y facilitan entre todos los grupos de interés de la comunidad escolar una visión compartida de cambio significativo, que maximice el uso de recursos de la era digital para lograr y exceder los Objetivos de Aprendizaje, apoyar prácticas de enseñanza efectivas y maximizar el desempeño de los líderes escolares”.

“b. se comprometen en un proceso continuo para desarrollar, implementar y comunicar planes estratégicos que incorporen a las TIC y que estén alineados con una visión compartida”

Excelencia en la Práctica Profesional en tanto…

“c. promueven y modelan la comunicación y colaboración efectivas entre grupos de interés de la comunidad escolar usando herramientas de la era digital”.

Mejoramiento sistémico porque…

“e. establecen y mantienen una Infraestructura de TIC robusta que incluya sistemas tecnológicos integrados y compatibles que apoyen la administración, el funcionamiento, la enseñanza y el aprendizaje”.

 

¡Y qué hacemos nosotros para contribuir en lograrlo!

Desarrollamos Edovu, una solución (plataforma web y aplicación móvil) que facilita la incorporación de la tecnología en la dinámica escolar, a través de herramientas que enlazan a directivos, docentes y padres de familia. Algunas funcionalidades son:

  • Comunicación multidireccional entre los integrantes de la comunidad. Es decir un directivo puede mandar un comunicado y el receptor, ya sea profesor o padre, puede contestarlo.
  • Los directivos o Administradores pueden mandar mensajes para eventos o boletines y puede ser a una persona o grupo.
  • Tienen acceso a administrar (Altas, bajas y cambios) Materias, Grupos, Profesores, Alumnos y Padres de Familia
  • Los profesores pueden mandar mensajes al grupo o grupos de los que es titular, a uno o varios padres de familia y estos pueden ser de tres tipos
  • Un recado o aviso
  • Sobre el comportamiento de un menor
  • Tarea en casa, pudiendo programar varias al mismo tiempo.
  • Los padres de familia, podrán mandar comunicados a la administración o al maestro o maestros de sus hijos y también a los padres de sus compañeros.

Qué ofrecemos en este momento:

  • 50 escuelas con licencias gratuitas por todo el ciclo 2017-2018
  • 10% de descuento a las escuelas que adquieran la versión Premium
  • 100 escuelas a las que se les otorgará la creación mensual de un boletín informativo digital, para su comunidad, sin costo alguno durante 12 números.
  • 150 páginas de aterrizaje, incluyendo hospedaje y template, así como la tramitación del dominio edu.mx (en caso de no tenerlo), por una cuota única de recuperación de $1,000.00 (un mil pesos 00/100 M. N.) anuales

Es así que utilizando Edovu es posible generar un vínculo efectivo de comunicación entre la escuela y los padres de familia. No sólo incorporando herramientas digitales, sino aprovechando los beneficios de la tecnología para mejorar y modernizar la dinámica de toda la Comunidad Educativa.

Será, entonces, un reto para los tomadores de decisiones el generar un proyecto integrador que perfile a las escuelas, en su totalidad, hacia la modernidad; esa en la que el internet, las computadoras y el internet son instrumentos de uso común que no sólo están relacionados con el entretenimiento o las relaciones meramente personales, sino que también pueden aprovecharse en el entorno escolar. Esa que está preparada para un mundo permeado por la tecnología, que no sólo hace innovaciones en la manera en que se enseña la currícula, sino que también evoluciona como organismo, en lo referente a la dinámica entre directivos y docentes, entre docentes y padres de familia.

 


[1] Red ILCE, (2016). Sitio conmemorativo 20 aniversario. Recuperado de: http://red.ilce.edu.mx/20aniversario/antecedentes/memoria_historica.html
[2] Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, ENDUTIH (2015). Recuperado de: http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/enchogares/regulares/dutih/2015/default.html
[3] Dicho término fue acuñado por el experto en tecnología y aprendizaje Marc Prensky.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *